Youngteam – Daydreamer (2011)

Algunos nacen con estrella y otros nacen estrellado y, en algunos honrosos casos, esto se puede ver ya desde el mismo instante desde que son nombrados. El nombre es algo capital para los seres humanos en tanto definen una identidad básica a través de la que reconocernos; el nombre habla sobre quienes somos y, especialmente, sobre lo que los demás creen saber sobre nosotros. Por ello que un grupo de shoegaze/dream pop escoja el nombre de Youngteam se enfrenta contra una problemática doble muy poco agradable: el Young, el culto a la juventud, les hace enfrentarse al prejuicio de los más viejos del lugar que creen que nunca ha salido algo bueno de alguien joven y, éste es el importante, es el antiguo nombre de Mogwai. Con semejantes credenciales es dificil estar a la altura.

Y hay que admitir que se esfuerzan para estar a la altura de las absurdas imposiciones que se han puesto cara a la galería. Con un estilo que va variando desde el dream pop con toques indies más ñoño -y, para ser sincero, más propio de poperos demasiado metidos de vasodilatadores- hasta los campos más shoegaze con ciertos toques post-rock parecen estar siempre situados en la mejor de la posiciones posibles: imponiendo su ley. Lo dejan intuir ya en una Intro desafortunadamente mogwaisiana que, aunque da una ligera idea del disco, pervierte la noción de lo que está por venir de verdad; se recrean en unos excesos post-rock que luego pueden pasar factura por no cumplir con esa promesa primera (del nombre y de la intro) que ya han declamado. Pero si dejamos de lado prejuicios ya en Daydreamer encontramos un estilo radiante de un deje oscuro que, muy lejos de hacerse pesado o demasiado azucarado, mantienen siempre ese equilibrio perfecto entre Lo Indie y el shoegaze. Un hecho excepcional, sin duda.

Pero no sólo de azucarado pop chicloso de tintes ruidistas viven los equipos jóvenes ya que también se atreven con piezas de altruismo shoegaze en las que las murallas de ruido blanco compiten con un aparentemente preciosismo sonoro. El caso más perentorio sería Black Lodge, con algunos cambios de ritmo impresionantes, que mantiene sin problema alguno el interés por un disco tan irregular como ambicioso en sus formas.

Poco queda después salvo algunos toques más chicle de lo habitual (Summertime), auténticos abscesos de post-rockismo clónico de Mogwai (Northern Star) o delicados mantras de goticismo à la The Cure bien ilustrados (Ashes). El sonido, extremadamente heterogeneo, va fluctuando siempre en una linea común de un shoegaze sencillo, sin grandes aspavientos ni postureos, que se permite más la recreación en ambientes post-rock que en quizás una necesaria narratividad sonora. La única excepción sería, con toda seguridad, la excepcional Introducting Mr. Gladstone donde la inclusión de un cambio de ritmo brutal hacia terrenos mucho más coléricos y veloces acompañados de una ejemplar primera parte ambiental hace de la canción un ejemplo del triunfo último de Youngteam. Sólo cuando se olvidan de Mogwai completamente y deciden tomar su propio camino, aunque eso incluya asumir un tono muchísimo más post-punk y virulento, es cuando alcanzan su auténtica brillantez. Todo lo demás es una golosa aura mediocritas.

Escúchalo.

Anuncios
Comments
One Response to “Youngteam – Daydreamer (2011)”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Drift / Explosions in the Sky (05/11/11) Youngteam – Daydreamer (2011) Salem – I’m Still In the Night (2011) Kavinsky – 1986 (2007) Iceage – New […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: