65daysofstatic – We Were Exploding Anyway (2010)

La violencia y la música, como hechos indisolubles de una cierta connotación connatural a un mundo habitado por entidades vivas, comparten una peculiar facilidad por el estallido espontaneo; por su representación súbita en el mundo. El habitante en el mundo, siempre es disposición sumisa con respecto del mismo, se puede encontrar en cualquier instante inundado por una cantidad variable, desde lo mínimo hasta lo insoportable, de cualquiera de estas dos conformaciones culturalizadas. El equivalente musical estricto de todo esto sería ‘We Were Exploding Anyway’, último disco hasta el momento de 65daysofstatic, donde practican un arriesgado viraje hacia la electrónica.

Entre unos melódicos y preciosistas pianos, ligeros toques de glitch, guitarras eternas matematizadas y ambientes sobreacelerados marca de la casa vuelven con pulcritud y premura sobre una representación aséptica, totalmente alejada de la suciedad de la realidad, lo cual nos induce ese espíritu ballardiano que tan bien ha sabido explotar M83. Entre muros de ruido se va edificando un mundo en perfecta armonía con la composición del disco: la creación de un mundo no natural, sino cinematográfico. No hay nada de realidad en aspecto alguno del disco pues siempre suena de un modo totalmente desnaturalizado, como la deconstrucción reconstruida de un mundo ideal a través de sus planos. Entre su excelente uso de los sintetizadores, con el cual crean un sobrecargado ambiente cyberpunk, hasta las baterías que acusan de una procelosa brutalidad nos vamos encontrando con el eterno estallido, el choque perpetuo, contra los límites de la representación. Como si no intentaran nada más que eludir la responsabilidad adquirida con sus discos anteriores, siempre más cerca de una visión naturalizada del mundo a través de la evocación de atmósferas propias del post-rock, siempre se encuentran ante el mismo límite. Pero, a pesar de todo, en todo momento no deja de suscitarnos una cierta calidez que se desprende de ese caos que engendran en progresión irregular; que se desprende de una perfecta consecución de implosiones matematizadas de realidad.

El gran triunfo de 65daysofstatic en éste disco es conseguir lo que parecía imposible: hacer conmutar en fuero común los opuestos. Así consiguen introducir en el post-rock un sonido más violento, infinitamente más movido, mientras, a su vez, hibridan en su seno el instrumentalismo propio del género con una fuerte tendencia electrónica. Esto, que por otra parte llevarían muchísimo más allá poco tiempo después Crystal Castles, lo consiguen a través de un medido cálculo donde no escapa nada; hacen una geometría de los sentimientos en la misma medida que hacen un sentimentalismo de la geometría. Ese es su gran logro: no sólo todos los pares que manejan quedan casados entre sí (armoniosidad-violencia; post-rock-electrónica; matemátización-sentimentalización; realidad natural-simulacro ficcional) sino que se crea una armonía nueva que quiebra su hipotética alteridad inviolable. Es por ello que, respetando su estilo único y picoteando lo mejor de la electrónica, desde M83 hasta al Aphex Twin más acid, nos dan un encomiable y perfecto accidente controlado. Saluden a su nuevo rey, que en realidad siempre fue el mismo: la hibridación del estilo en la sustancia misma de la violencia.

Escúchalo.

http://open.spotify.com/album/1RLg5sJAs2SKgwFa7SKbum

Obras relacionadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: